Una guarita en proceso de estonización

Archive for the ‘languages’ Category

 

Sõnad

Murmullo: Esta es suave como su significado. Tiene esa característica que tanto me gusta en una palabra: más de una sílaba con la vocal U acompañada de, por ejemplo, el suave sonido de la M.

Sarnased silbid: significa sílabas similares en estonio. No me gusta. “Sarnane olema” significa “ser similar a”. Y claro,  a mí lo único que me viene a la cabeza cuando la leo o escucho es un perrito con sarna 😦 ¿Qué me parezco a mi papá o que mi papá tiene sarna? No logro procesarlo… :/

Hipocausto: suena a órgano que nadie sabe dónde está ubicado, pero en realidad se refiere a un antiguo sistema de calefacción del suelo que inventaron en la época del Imperio romano. Tampoco me gusta.

Kannatamatult: esta creo que es la primera palabra graciosa (ni bonita ni fea) que agrego a mi lista. Significa “impacientemente” en estonio y se usa al final de una carta como el equivalente a “look foward to” en inglés. Aquí sería “Ootan kannatamatul”. Espero con ansiedad o algo así. Al intentar aprenderla, la repetí muchas veces y resultó que sonaba como una invocación en alguna ceremonia indígena 🙂 Gracioso, ¿no?

Ya seguirá creciendo la lista. De momento, para otras palabras pueden ver este post y este otro.

Anuncios

Es la tercera o cuarta vez que escribo sobre las palabras que me gustan (y que no). La primera vez lo hice en inglés, y la segunda y tercera en español, editando y reeditando un mismo post.

Para no meterle más mano al pobre, escribo esta nueva entrada que amplia esa lista de palabras personales, palabras que me gustan, y que me disgustan.

Desde aquel post he descubierto que me encantan las palabras con “u” por una razón: cuando hay muchas “u” en una palabra, tus labios se mantienen por largo rato en la misma posición que cuando vas a dar un “piquito”, o un besito pequeño o pececito. Por ello, creo que la posición causa un efecto sicológico positivo, así como cuando dicen los científicos que de tanto fingir una sonrisa, terminas sintiéndote feliz.

Tal vez es por eso que las últimas palabras que he ido agregando a mi lista de favoritas incluyen:

  • Nunnu: es una palabra estonia que al español se traduciría como lindo, o como cute al inglés. Es especialmente linda cuando se le escucha decir a un niño o cuando se le dice a un niño.
  • Cucurucho: esta palabra, aunque es en español, apenas la vi por primera vez en una heladería en Madrid en agosto del año pasado (2011) y comprobé que es lo que llamaríamos barquilla, en Venezuela. La volví a leer en “El cuaderno de Maya” de I. Allende y enseguida captó mi atención y me hizo reír tanto como la primera vez que la vi.
  • Usmukatu: es en estonio y significa increíble. Cuando la pronuncias tienes que poner la fuerza en la primera sílaba, como casi todas las palabras en estonio. Recuerdo, no la primera vez que la escuché o leí, sino la primera vez que por fin se quedó grabada en mi memoria. Ya escribiré otro post sobre palabras cuyo momento en que las fijé recuerdo perfectamente.
  • Burusa: esta palabra es un localismo de Venezuela, o al menos eso creo. Lo usamos como sinónimo de miga, y aunque he estado indagando sobre su origen, no he logrado dar con él. Esta también me da mucha risa (:
  • Acurrucarse: la forma como suena y su significado son perfectamente compatibles. Cuando lo dices, lo sientes, o te imaginas a una personita así enrollada en su cama, como ando yo, huyendo del frío y luchando contra la gripe.

Y como no pueden faltar en la lista palabras que me causen rechazo, aquí van dos:

  • Genuflexión: que significa eso que hace un hombre muy cursi en público para pedirle matrimonio a su novia, o sea, ponerse en una rodilla para ver si así le causa suficiente lástima a la pobre para que diga que sí, cuando ella, en realidad, lo único que quiere hacer es huir de semejante escena.
  • Yuyu: se usa con el verbo “dar” en España y significa lo mismo que “dar miedo”. A mí, la verdad, que me da yuyu eso de dar yuyu. Creo que cualquier cosa que combine las letras “y + u” me causa repulsión porque se asocia a Yuyito o Yuleisi, cosas que no me quiero dedicar a explicar aquí, pero que algún compatriota venezolano tal vez se dé gusto haciendo.

La imagen de este post es cortesía de ovillan.

mapa de EstoniaMás de una vez he dicho que no soy el tipo de persona que aprende un idioma en la calle.
Aceptemos que hay quienes los hay. Algunos son genios. Pero muchos de los que dicen que lo hacen, realmente no están simplemente recogiendo el idioma y amontonándolo para luego utilzarlo, como si fuesen una máquina, sino que están aprovechando todas las herramientas que tienen a la mano y están usándolas de manera constante y organizada y eso, claramente, les da un resultado positivo.
Al decir que yo no tengo esa capacidad me he estado causando un daño sicológico; además, he estado ocultando detrás de una excusa mi falta de disciplina y organización. Algo contra lo que siempre he luchado y lo cual me ha dado resultados cuando me lo he propuesto. Pero que realmente no me lo había propuesto con el estonio. Me faltaba creer en mí un poquito más, y especialmente, exigir de mí misma mucho más.
Es por eso que he decidido regañarme un poco y darme palmaditas a la espalda, también, repitiéndome “claro que puedes, necesitas constancia, disciplina, organización y, sobre todo, ganas”. Ya he dicho que tengo las ganas y de allí, está a un solo paso todo lo demás. Está requiriendo esfuerzo, pero bueno, ¡normal! ¿Cómo se puede lograr algo sin esforzarse por ello? En vista de lo complicado que se hace, con mi horario de trabajo, encontrar una clase a mi medida y, por otro lado, teniendo la meta de tener un nivel aceptable de estonio a finales de este año (aceptable = aprender lo mismo que mis estudiantes en un semestre de español) decidí que tenía que esforzarme de veras.
Está resultando que sí puedo “recoger” el idioma en la calle. Lo de recoger es cuestión de mantener todos los sentidos abiertos y tratar de prestar atención a todo el estonio que hay a mi alrededor (que es mucho), para luego analizarlo, anotarlo, repetirlo, preguntar algo sobre ello e intentar usarlo cuando se presenta la oportunidad. Así, he estado deduciendo reglas y logrando objetivos comunicativos. Claro que cometo muchos errores y el proceso de aprendizaje es mucho más lento. Pero está  dándome resultados y eso está motivándome mucho más a mantenerme constante y disciplinada.
Mi cuaderno de clase, que no tocaba desde diciembre, se sacudió el polvo y se abrió para permitirme tomar nota de las cosas que voy aprendiendo. Durante la semana, en mis clases, en la calle y en encuentros con amigos o colegas, abro los ojos y agudizo el oído para fijarme en todo lo que sucede en estonio a mi alrededor. Algunas veces intento escuchar conversaciones que no me conciernen, pero con el único objetivo de aprender a distinguir palabras dentro de frases (que no por chismosa ni maleducada). Leo y releo todos los letreros y nombres de calles que se me atraviesan en el camino. Hago preguntas innecesarias o estúpidas a los vendedores o mesoneros para verme obligada a usar la lengua más de lo que a veces me toca. Entablo conversaciones por correo electrónico con vendedores o instituciones y les hago consultas, para tener más motivos para hablar. Así, después de recibir la misma información unas cuantas veces, tomo notas en mi cuadernito, y hago preguntas a mi colega, a mis amigos o lanzo una pregunta al aire a través de Facebook o Twitter donde siempre hay alguien dispuesto a ayudarme. Finalmente, me lanzo al agua y uso lo que he aprendido en cuanto se me presenta la oportunidad o(y si no, yo creo el momento). Entonces, aprendo algo. Ya ven, que todo el proceso requiere de mucho más esfuerzo, pero sí que puede tener sus resultados.
Otra cosa que he notado, es que al igual que con los alimentos, a algunos nos toma más tiempo digerir algunas cosas de lo que a otros. Con las nuevas formas, palabras, reglas, sonidos y demás, yo requiero de exposición a un mismo elemento repetidas veces, que además deben darse de manera natural y estar unas lo suficientemente aisladas de las otras para no verme abrumada ni aburrirme ni confundirme. Se refleja en el proceso que resumí arriba. No basta con que busque una palabra en el diccionario, la repita y la repita y luego, cuando llegue el momento de usarla, las neuronas se queden mirando lejos sin pasarme la información. No funciona. Por eso estoy tan de acuerdo con lo que llaman aprendizaje comunicativo. Yo necesito tener una necesidad real para comunicarme y tenerla más de una vez y en diferentes ocasiones, para poder decir, más adelante, que he aprendido algo. Por eso creo que es importante exponer a mis estudiantes a este tipo de experiencias. Pero también reconozco que ciertas repeticiones automáticas le funcionan a algunos. Así que a veces la pongo en práctica (y les digo a mis estudiantes que si se sienten cómodos con eso, pues, que lo hagan).
Total que, como con todo, no se trata de que no seamos capaces, sino de que sepamos conocer las estrategias y herramientas que mejor nos funcionan y aplicarlas. A algunos nos tomará más tiempo que a otros, pero, eventualmente, todos llegaremos a la meta si nos lo proponemos.

Hace rato que no les cuento cómo va mi aprendizaje de estonio. Desde que comencé a estudiarlo, ha sido una completa irregularidad. No tengo tanta energía como me gustaría, así que una maestría, una ONG sin olvidar mi trabajo regular, hacían difícil que fuese constante con eso y en otras cosas (como el gimnasio, por ejemplo). Pero en octubre terminé mi maestría. No mi formación, pero sí mi maestría.

Trabajo, siempre tengo un montón, y sigo estando al menos 10 horas al día en la escuela, a veces con clase, a veces planificando y otras simplemente estando para hacer cosas que nada tienen que ver con lo que me toca aquí (y digo aquí, porque aquí estoy. Y cuando digo cosas, me refiero a la ONG y otras más). Y es que me gusta el lugar para trabajar.

Pero bueno, a lo que iba: el estonio ha sido un caos. No porque sea difícil, como me dicen sus hablantes nativos (¡vaya forma de motivar a un extranjero!), sino porque si no tienes un objetivo claro y no te dedicas, no puedes aprender. Porque, aclaro, yo no soy de esas personas que “picks the language in the street”. No, no puedo. Y me funcionan, mejor que nada, las clases y en un aula que, si no estudio en casa por indisciplinada o falta de tiempo, me ayudan. Y me encanta el ambiente, lo reconozco. Ser estudiante es una de las cosas que más me gusta.

Y vuelvo, que me salí del tema otra vez. A lo que iba era a lo que invita el título: a mi correo. Pues, resulta que mi última profesora, Marju, estuvo dándome clases junto a otro grupo de extranjeros, incluídos mis colegas de trabajo, durante el mes de diciembre del año pasado. Las mejores clases que he tenido. Ella me motivó un montón. Y digo me motivó porque, por cuestiones de horario, no hemos continuado. Pero eso sí, me motivó un montón. Y yo, que quiero pertenecer, he tenido ya una fuerte motivación desde hace mucho tiempo. Y como no se me ha quitado, ahora me la paso, cuando puedo, mirando letreros con más atención, escuchando conversaciones entre mis estudiantes, mirando mi diccionario, tomando notas, preguntando, indagando y usando mi pobre estonio cada vez que puedo.

Esa motivación sirve de efecto dominó. Que si tu hablas en estonio y alguien te responde en inglés o en español, tú insistes, porque tú quieres que te respondan en estonio. Y así lo estoy haciendo. Y si vuelven a responderme en español o inglés, yo insisto: que quiero que me hables en estonio, ¡coye! Entonces, mi querida amiga Kadi, que bien lo ha captado, nos ha enviado un correo a mí y a Luis en estonio puro y duro. Al final (muy lista ella) agrega una posdata en español diciendo que a estas alturas deberíamos ser capaces de entender lo que ahí dice y que si no, que le preguntemos. Y yo, pues, competitiva que soy, y motivada que ando, decido intentar entender. Y además, respondo. Respondí en estonio. Respondí en estonio sin usar el diccionario. Ni Google Translate (que no es que ayude mucho, pero algo). Ni pregunté en facebook (que muy receptiva y colaboradora es la audiencia que me ayuda cuando posteo mis dudas). Y estoy feliz y lo quería compartir. Y seguro que mi correo tiene un montón de errores, pero ahí lo tienen, lo que le digo a mis estudiantes: hay que probar, intentar poner en práctica lo que vamos aprendiendo. Sin miedo a equivocarnos, y con ganas de aprender cuando lo hagamos.

Bueno, la felicidad no me llega a tanto y además, tengo trabajo que hacer. Así que aquí les dejo, mi correo, mi primer correo en estonio sin diccionario:

Aha! Ma arvan et ma sain aru keskidee! Sa tahad teada kui meil on 2. aprilli vaba, sest sinu sünnipäeva tulla ja sa tahad midagi teha see päeval. Kas see on õige?

Oh! Ja võib-olla sa tahad teada, et ma kirjutasin e-mail ilma sõnaraamatuta! 🙂

Kallistus,

Mary

Actualización al 6 de marzo, 2011:

Kadi me corrigió mi correo y, para mi sorpresa, sólo tengo dos errores 🙂 Uno es una transferencia del español al estonio (kui en lugar de kas) y el otro es un descuido (tulla en lugar de tuleb).

He aprendido también lo importante que puede ser el kehakeel, o sea, lenguaje corporal. Lo uso cada vez que me encuentro frente a una situación auténtica de uso de la lengua y los nervios me atancan porque no sé cómo decir lo que quiero decir, y empeizo a usar brazos y manos y sonrisas y miradas. Está funcionando, aunque atrae la atención más de lo que suelo hacerlo con mis maneras 😛

Hey everyone! As you know, I am trying hard to learn both Russian and Estonian. Unfortunately, my time to practice them is very limited and when I have the time to do it few people are available to help me with it 😦
So I have decided to write here some of my compositions based on what I learn hoping someone to be so nice that would check it and correct me if is necessary. The first one is in Estonian. A bit of personal information about me and my family. Here it goes!

Tere, tere, tere hommikust! Minu sõber ja minu sõbratar. Ma olen Maria. Ma olen keeleõpetaja ja üliõpilana. Mul on kaks õde ja kolm venda. Nad elavad Venetsueelas, Mehikos ja Saksamaas.
Rolando, Ricardo ja Miguelito on mu venda. Mariana ja Ana Maria on mu õde.
Miguel on mu isa. Ta on ärimees ja ta elab Colombial.
Maria Eugenia on mu ema. Ta on kindlustusagent ja keskkonnakaitse aktivist. Ta elab Venetsueelal.
Nancy on mu kasuema või mu sekundiema. Ta on ka ärinaine.
Minul on üks koer. Ta nimi on Mulder. Ta on ulakas ja põrkuv koer. Ta elab Colombial.
Luis on mu abikaasa, mu mees ja mu šokolaadipoiss. Ta on magus nagu šokolaad. Ta on insener.
Ma õpin keele: eesti keel ja vene keel. Ja ma räägin hispaania keel ja inglise keel.
Mulle meeldib lugema raamat. Mu loen ports 🙂
Just nimelt!
Head aega!
Maria Angelina

Hey everyone,

Haven’t been around for a while. Now that I am settled again in a place I have gone back to my so loved hectic lifestyle. Which means: few moments of inspiration while at the computer. More like: while walking to work, celebrating or even while dreaming, but never in front of the computer where I usually spend my time working, studying, chillaxing and catching up with other places in the world.
My life in a couple of months have become something like this:

I have become a wife. What does that mean? Nothing, actually. I simply have the pleasure of sharing my life with my dear “novio” Luis, now with a paper that states that we are legally husband and wife. I didn’t even change my last name, neither did him.
BUT HEY! Let me change the part that says “nothing, actually” for, many things, but for good. Is not about doing the dishes and moping the bathroom floor 😉 Is that and more…but that’s not today’s subject (ask me in ten years 😉

My professional life has also changed. I have not changed my career path again, but being a language teacher means that everything is always changing. I am working as a Spanish teacher in a language school called In-down-town which is in down town 🙂 There are many new things about my life because of this new job: the first one is that I came to Estonia, a country of Estonians, where the only official language is Estonian. At this point I explain that, even though it sounds like everything is Estonian, well, is not. I did mention before in one of my post what was the history behind this place (in a very quick way, but you can google it anyway). And because of that history you find the answer to a 30% of the population being Russian. Well, it happens that the language school that I work for is Russian. This means I am actually living in two cultures at the same time which is all exciting, exhausting, confusing, amazing, fascinating and disturbing at the same time. I am in the middle of two cultures that basically do not like each other (not every Estonian or Russian feels that way, of course). And there I am in the middle of these two worlds listening to this and that, learning this and that, living this and that.

Being in this situation there’s one new thing I have re-add to my life: I have always loved languages and have always dreamed of being a polyglot (at least with the minimum languages included in the definition that I have in my head -5- because dictionaries only use the word ‘several’)). I tried to learn German and French and had good progress but did not continue because of this or that reason. I tried on my own with Polish but it wasn’t easy and was much more motivated to learn more English and Spanish as I didn’t know I had to and had started teaching those. And finally, I have felt a huge frustration because of not learning some Polish while living in Poland even though I tried (I guess I didn’t try hard enough). Anyway, this time, I have gone to the other extreme. I have decided to learn both Russian and Estonian and the race has just begun. It’s being a great experience (just two weeks :D). Though I would like to see what are my feelings and the results from studying such different languages at the same time in a few months;)

Because of this and because of my teaching I have become a books addicted and in the last two months I have purchased: Profesor en acción 1, ¿Cómo ser profesor/a y querer seguir siéndolo?, The Practice of English Language Teaching, Collins Russian Dictionary, Alice in Wonderland, En acción 1 and have got as presents: an estonian text book, an Estonian-English Dictionary, have been borrowed two more Estonian books and have order another book that will arrive in two months. I have a long list of books I would love to get. But I can’t get them all at the same time (I wish I could!) .

Appart from that, there’s another thing that has changed, and that’s my attitude towards this side of the world full of seasons and the most shocking thing from that fact: the weather! I am very proud of that so I ought to mention it. I keep remembering myself asking Asia’s mom around October last year “How come you’re wearing a skirt and stockings with this cold weather” to what she replied “Oh my dear, is just 4 degrees…it will get much colder”. I am not such an expert yet, but I am not hurrying that much anymore when is 2 degrees and raining 🙂 I guess is because I have a REAL coat now. The funny thing is that I was asked by a girl the other day “is it already winter for you….as you’re wearing those gloves and stuff”…hehehehe. But I swear! I have learn 🙂

Anyway. As there is one more thing going on in my life that doesn’t leave me too much free time (and that’s my Master) I will finish this post to go to study with two new words that can be add to the list I made in the previous post:

чуть-чуть: as you may have notice, is a Russian word. My translitaration of it is something like “chut-chut” which means “a little bit” in English and “un poco” in Spanish. I was taught this word by my students when I was teaching them “un poco” 🙂 and for me the sound of the word is like when you imitate the sound of a train in Spanish “ahí viene el tren chuuu chuuu” (here comes the train chuuu chuuu).

öö: if you are thinking the same thing I thought when I saw that, the answer is “yes, that’s a word”. Is in Estonian and it means “night” in English and “noche” in Spanish. I like it and hate at the same time because of its pronunciation…you can imagine now how hard it is for me trying to say it…I still cannot 😛

Well, my dear friends, that’s all for now. Now it’s time to study and probably sometime during the night will be the time to go to bed 😉

Mary

More than once I have found myself laughing or smiling, amused or fascinated by a word. So I have decided I’ll start listing them. Most of them I won’t remember right away. But I’m sure they’ll come up little by little. Here are a couple:
  • Ratunku: it works as a cry for help in Polish. It means “socorro” in Spanish and “help” in English. I learned this one when I was talking with some Spanish and Latin American co-workers about our impressions on Polish Language. Just imaging yourself shouting it in the middle of a fire: ratunku! ratunku!
  • Jututuba: another funny word. This one is Estonian. It means “chat room” in English or just “chat” in Spanish. I learned this one talking with friends in Skype on an chat of Internationals in Tallinn. So in our next business online meeting, we could meet up at the Sales and Marketing Jututuba in Skype 😉
  • Serendipity: this one is just curious. I saw it for the first time about 5 years ago while watching Donnie Darko with my sister. Since then I’ve read it only twice and never heard it. According to thefreedictionary.com it means “The faculty of making fortunate discoveries by accident”. Even though I cannot find it in rae.es I found “Serendipia” in Wikipedia as the Spanish equivalent. It says on the same website that the word derives from Serendip, the old Persian name for Sri Lanka.
  • Butterfly: a favourite since I started studying English. I tend to think of it separately: Butter&Fly. What does flying butter has to do with this beautiful insect? Or better just butter itself and a disgusting fly? This is what thefreedictionary.com says: “Is a butterfly named for the color of its excrement or because it was thought to steal butter? It is hard to imagine that anyone ever noticed the color of butterfly excrement or believed the insect capable of such theft. The first suggestion rests on the fact that an early Dutch name for the butterfly was boterschijte. The second is based on an old belief that the butterfly was really a larcenous witch in disguise”.
  • Mariposa: this is the Spanish word for butterfly. I like thinking of it separately as well: Mari&Posa it means Mari poses (Mari is the short for María). I find this flattering 🙂

Mis tweets

Anuncios