Una guarita en proceso de estonización

La gente del bosque

Posted on: 28/12/2011

Sammalhabe o señor Barba de Musgo

Si hay alguien que sea experto en bosques, no hay duda de que es un estonio. Desde deportes como la orientación, pasando por las caminatas para la recogida de hongos y bayas en sus respectivas temporadas, hasta llegar a las celebraciones más importantes que, o bien toman lugar en alguna casa en el medio del bosque, o se hacen en la casa de campo de algún amigo o familiar que, a todas estas, es también naturaleza. Cuando se trata del bosque, los estonios son los protagonistas y fieles compañeros de este.

Y es que los estonios son campesinos por excelencia. Hasta hace unos pocos años (pocos en lo que se refiere a la historia de un país) los citadinos fueron de otras culturas que, en diferentes épocas, ocuparon o compartieron la tierra, como lo quieran llamar. Durante muchos años el estonio era quien dominaba los territorios naturales del país, en casas cuyos vecinos más cercanos se ubicaban (ubican) a 5 kilómetros de distancia, cultivaban la tierra, criaban animales, preparaban el pan en casa y equipaban una alacena con conservas para el largo y frío invierno.

Los abuelos y, en algunos casos, los padres que encontramos en las calles de Tallin son las generaciones que quedan de aquellos tiempos. Hasta en mis contemporáneos queda todavía algo de eso, porque pasaron su infancia en el campo y no fue sino luego de la caída de la Unión Soviética que, si bien no todos sí muchos, comenzaron a ocupar las ciudades.

Mis contemporáneos (nacidos en la década del 80) prefieren pasar un 24 de diciembre metidos en alguna casa a 2 o 4 horas de camino en carro de la ciudad, en medio de la nada, tranquilos, en familia, comiendo comida casera y vino caliente con especias trabajadas por la abuela. Las calles en estas fechas decembrinas parecen las de una película de ciencia ficción luego de la extinción de la humanidad. También el 23 de junio las calles quedan solas, cuando celebran el día de San Juan. Normalmente los ingredientes incluyen sauna, carnes, frutas y conservas, en medio de una isla o en el centro o sur del país. Y las opciones típicas para pasar el fin de semana también suelen incluir algún espacio metido en el medio de la nada, lejos de grandes avenidas, edificios altos, centros comerciales y transporte público; todos estos quedan sustituidos por manzanos y robles, arbustos y piedras, arena y brisa marina, y por otras maravillas naturales.

Esta herencia se refleja también al hablar de elementos de la cultura como la música, los cuentos para niños o las creencias. Hoy, por ejemplo, en una comilona con estudiantes terminaron hablando de qué cosas debe hacer una persona para ubicarse en el bosque. Todos tenían algo que decir al respecto. Una estudiante, muy sabiamente, me cuenta una forma de hacerlo: observar los árboles para ver dónde tienen musgo. Resulta que la parte de los árboles que apunta al norte es la que tiene musgo y, la que apunta al sur, no tiene. ¿Por qué? Porque en el norte no pega la luz del sol y (enriquezco la información con Wikipedia) esto se traduce en que, al no pegar la luz del sol, cuentan con más agua que las otras zonas lo cual les permite reproducirse. Así, termino enterándome también de que todas estas cosas las aprenden desde pequeños. Lo llevan en la sangre. En la misma conversación me explican que, en un libro para niños titulado “Naksitrallid”, hay tres personajes entre los que se encuentra el señor Sammalhabe que literalmente significa Barba (Habe) de Musgo (Sammal). En otras palabras, una figura sabia que educa (educaba) a los niños estonios representa al musgo. ¿Qué más les puedo decir? Y, cómo no, me lo recomendaron todos.

Con estas y muchas historias más que, lamentablemente, no me he dedicado a documentar en este diario personal, concluyo que un nombre que distingue perfectamente a los estonio es el de “Gente del bosque”. Tendré que copiar algo de esta sabia sociedad que se decide seguir en contacto directo con la naturaleza a la que, nos guste (cueste) o no, todos pertenecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: