Una guarita en proceso de estonización

Alimentarismo o lo que sea: Lo importante es comer bien y cuidar de nuestro ambiente

Posted on: 26/03/2011

Este mes cumplo tres años ^_^ de estar practicando el ovolactovegetarianismo… ¡¿el qué?! Pues, sabrán ustedes que hay por ahí muchos términos para definir a las personas según el tipo de alimentación que siguen, de los que mencionaré algunos para pasar luego a compartir con ustedes las cosas que he aprendido en estos tres años:

  • Los veganos, que no consumen ningún producto de origen animal.
  • Los frutarianos, que sólo consumen frutas, nueces y semillas.
  • Los ovolactovegetarianos: que no consumen ningún tipo de carne, ni pescado, pero sí huevos y lácteos. Y hasta existen:
  • Los flexitarianos: es decir, los que saben que el consumo de carne y pescado en la sociedad es excesivo pero que son lo suficientemente flexibles como para comerse, de vez en cuando, un lomito o un filetico de salmón.

Esos son sólo algunos de los tipos y nombres, pero si están curiosos, pueden investigar un poquito más y verán las mil cosas que se encontrarán. Yo me he puesto el nombre de ovolactovegetariana, simplemente porque parece que eso es lo que soy según la definición, pues como verduras, frutas, legumbres, huevos y lácteos, pero nadita de carne ni pescado.

Ahora,  para mí no es tan importante agruparme en tal o cual grupo, lo que yo pienso que merece atención es nuestra salud y el cuidado de nuestro ambiente.

Por un lado, está el hecho de que cada persona tiene un organismo diferente, por lo que debería cada quién hacer una revisión personal, constante y permanente de lo que consume. Me parece a mí que algunas personas cuidan más del tipo de gasolina que le ponen a su carro que de lo que se meten en la boca, olvidándose de que la forma en que se sienten depende, en gran parte, de lo que consumen. Sirvan de ejemplo lo hiperactivos que se ponen los niños (y yo😛 ) unos minutos después de haber consumido una cantidad excesiva de azúcar o lo sociables que se ponen algunas personas después de un par de tragos, para no caer en citar enfermedades causadas por el exceso o falta de consumo de tal o cual cosa.

Por otro, está el hecho de que, nos guste o no, todos compartimos la misma bolita redonda para vivir, mejor conocida como planeta Tierra, y cualquier cosa que hagamos afectará, de una u otra manera, a nuestros vecinos y, obviamente, a nosotros mismos. Esto incluye, claro está, lo que comemos. Si somos un poquito respetuosos con el prójimo, le prestaremos más atención a nuestra manera de comer, porque de ello dependen muchísimas cosas como: la producción de algunas empresas y, en consecuencia, sectores de la sociedad y la economía; la extinción o la reproducción descontrolada de especies animales y vegetales; la pérdida o recuperación de un sinnúmero de ecosistemas, y muchísimas cosas más.

El caso de la industria cárnica es una de las cosas que me motivó a dejar de consumir este producto y de la que he aprendido un montón. Recuerdo haber leído hace unos años un informe que me dejó boquiabierta. Desde entonces sigo viendo, leyendo y oyendo cosas que no dejan de sorprenderme y que me hacen mantenerme firme en mi posición. Pero esa lectura fue crucial. Ese día comenzaron mi descubrimientos de hechos como los siguientes:

  • Para producir carne se deforestan zonas con el fin de hacer espacio para el ganado. Esto reduce la cantidad de árboles que, bien sabemos, cumplen diferentes funciones que nos son vitales, como la purificación del aire que respiramos.
  • Para alimentar al ganado se aprovechan las partes más nutritivas de los cultivos como el de maíz, y el resto se utiliza para la producción de alimentos procesados de consumo humano, es decir, el alimento de tu perro es más nutritivo que el cereal que comes cada mañana.
  • Las tierras que se usan para la cría de ganado, en la mayoría de los casos, no sirven después de unos años de producción porque, a falta de protección vegetal, se erosionan y no pueden emplearse para otra cosa.
  • Los animales, en muchos casos, son vacunados con antibióticos para evitar infecciones provocadas por las malas condiciones en las que viven (hacinamiento) y esos antibióticos llegan hasta nuestros alimentos, lo que altera nuestro sistema inmunológico.
  • El dominio de la industria cárnica invita a que consumamos más de lo que menos necesitamos, o que nos olvidemos de que los nutrientes que encontramos en la carne (proteínas, hierro, etc.), también podemos encontrarlos en otro tipo de alimentos como los granos y vegetales.
  • Los desechos generados en la producción de carne contaminan agua, tierra y aire.

Lo de que los animales sufran, a mí no me convence mucho. Basta con verse un programa en NatGeo o en Animal Planet para darse cuenta de que lo del sufrimiento es relativo ¿O acaso la forma en como un cocodrilo mata a un venado para comérselo es muy sutil? Claro está que, aprovechando nuestra supuesta capacidad de raciocinio, los humanos podríamos ahorrarles a los animales un poquitito de eso, porque tampoco se puede negar que al pobre venado se le ve estresado cuando toma agua cerca del río lleno de cocodrilos.

Otra de las cosas que he aprendido es que, aún si eres vegetariano, de cualquier tipo, no se garantiza que comas bien. Imagínense que cada mañana yo me desayune una torta de chocolate y una taza de café, almuerce pan con mantequilla y cene papitas fritas. Cualquier persona con dos dedos de frente se dará cuenta de que me estoy matando lentamente: nada de vitaminas, exceso de carbohidratos, nada de proteínas, ni de fibra, ni de hierro. En fin, una dieta nada saludable. Sin embargo, yo creo que cuando se decide adoptar un tipo de alimentación estricto, si se hace bien, uno se ve obligado a documentarse sobre lo que come. Aprendes muchísimo, se vuelve un hábito y el resultado es que te ves y te sientes mejor.

Total, que tengo tres años siendo vegetariana por salud, por principios y porque sí. Estoy contenta con mi decisión. Ha sido más lo que he ganado que lo que he perdido en lo que se refiere a salud física y mental. Recomendarlo, no sé. Creo que eso es una decisión muy personal. Pero si lo quieren intentar lo que si aconsejo es que antes lean mucho y le dedíquen tiempo a conocer su propio cuerpo: algunas personas terminan anémicas, con alergias u otros problemas por no tener claro qué cosas (no) pueden y deben comer.

4 comentarios to "Alimentarismo o lo que sea: Lo importante es comer bien y cuidar de nuestro ambiente"

No sabia del flexivegetarianismo, creo que segun mi libro no los llamaria vegetarianos.

En cuanto al sufrimiento animal, claro que en la naturaleza los animales sufren comiendose unos a otros, el problema con lo que hemos hecho los humanos con nuestra capacidad mental “superior” es que hemos sistematizado el sufrimiento. Las gallinas sufren al ser comidas por otro animal pero el resto de sus vida es normal. En el sistema actual millones de gallinas nacen y mueren sin ver la luz del sol, sin siquiera moverse unos cuantos metros y esto es parte del porque yo soy ovolactogetariano.

El problema, Luis, es que no es tan fácil. Las gallinas que producen los huevitos que te comes viven en espacios todavía más pequeños que las que te comerías. Las vacas que producen leche también producen muchísimo metano.

De acuerdo contigo Mariana. De todas maneras, creo que es muy difícil renunciar a todo o quedarse con todo y tratar de consumir productos con garantía de que han sido obtenidos sin maltratar a los animales o envenenarlos con químicos. Pero si te quedas con menos cosas ya solo toca concentrarse en eso. Si compras huevos, pues, que sean de fincas conocidas por tener a las gallinas libres.

Seguro que no es facil solucionar todo el problema, mi “approach” es algo asi como, si tienes opciones tomalas, con esto me refiero a que si puedo facilmente ser vegetariano (no es tan dificil como creen) pues hazlo y como dice Mary, hasta ahora tenemos mas cosas positivas que negativas por hacerlo.

Ahora yo tambien he pensado en los huevitos y la leche y el sufrimiento de los animales para producirlo, pero lamentablemente solo he encontrado reemplazo para la leche (leche de soya) pero no para los huevos. Pero de nuevo como dice Mary, intentamos comprar los huevos de gallinas libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: