Una guarita en proceso de estonización

Mis noches suelen estar cargadas de sueños, o pesadillas. De 7 noches a la semana, probablemente sueño 5 o 6. Duermo un promedio de 8 horas al día, pero mientras más sueños tenga, más cansada me despierto.

Hace poco menos de un mes llevo un reloj Pebble que tiene una aplicación para medir las horas de sueño. Se le puede poner un objetivo: el número de horas a las que apuntas dormir cada noche. El mío es 8. Hay un valor que muestra, además, las horas de sueño profundo. Del total de 8, suelo dormir 2 horas profundamente. Y en las mejores noches, 3. Y parece ser perfectamente normal (inglés).

Lo más interesante es la cantidaad de sueños que tengo y los detalles que recuerdo, por lo que, a recomendación de algunos, los voy compartir en este blog. He aquí los primeros:

Sueño #1:
Este sueño lo tuve hace unas cuantas semanas por lo que no recuerdo todos los detalles, pero me quedó esto en la memoria: estando en un bosque, veo un montón de abejas volando en dirección opuesta a su panal. De alguna manera logro ver muy muy de cerca a una de las abejas (como quien hace un zoom in con una cámara) y noto que la abeja es, en realidad, un elefante. El elefante tiene alas sobre su espalda y, justo en el centro, tiene unos labios. O sea, su espalda es una boca enorme. De pronto la boca se abre y de adentro salen muchas mariposas volando. Fin.

Sueño #2:
Este lo tuve anoche (20 de marzo de 2015), por lo que los detalles son muy frescos. Estuvo separado en 2 partes.

Parte 1: Estoy en casa de mi papá y mami dox, en la última que tuvieron en Venezuela. Allí están también mis tres hermanos paternos. Entre ellos y mi mami dox están riéndose y haciendo algo en la habitación principal. Cuando subo a ver qué pasa, encuentro que han puesto un montón de muebles de la sala y la cocina cerca del cuarto, organizados de forma tal que sigan la lógica de lo que papi hace todas las mañanas: se despierta, desayuna, etc. Lo que estaban intentando hacer era dejar todo lo más cómodo posible para que papi no se sintiera sólo en los dos próximos meses. Fin de la primera parte.

Parte 2: estoy en Caracas con todos mis hermanos, maternos y paternos (5 en total), y también con mi mami dox y mi papá. No todos estamos juntos en un inicio, sino que estamos esperando que llegue cada uno por partes. Como si hubiéramos organizado un viaje a Venezuela, pero llegamos todos a distintas horas. Parte de la espera se da en una casa en Caracas que no conecto con nada. En medio de la espera, salgo a hacer unas diligencias en un carro con mis dos hermanas. Al volante, mi hermana Ana. Al manejar, pasábamos por viaductos y luego por calles y avenidas más estrechas, entre edificios. En los viaductos yo entraba en pánico y apenas entrábamos a una calle rodeada de edificios me calmaba. Llegamos a la casa. Vuelvo a salir, esta vez con mi hermano Rolando al volante. En un semáforo hay un mini cooper que pertenece a un famoso conductor de Formula 1 francés. En la siguiente “escena” mi hermano Ricardo también va en el carro mientras Rolando le cuenta cómo ha estado manejando, pasando a la gente, pero controlando bien el volante, y sobre como manejó casi tan bien como el conductor francés. Llegamos a la casa. Fin.

Nota: mi mami dox pronto viajará por 2 meses a estar con mi hermana que dará a luz a su segundo bebé. Mi papá se queda. Eso explica los sentimientos de la primera parte del sueño.

Sueño #3:
Estoy yo sola caminando por unas habitaciones amplias, de techos altos, y de paredes, suelo y techo color caoba. Cada habitación es como un escenario que está descuidado o cerrado o inactivo, como el equipo de una obra, pero sin armar. Todo marrón. Las paredes y puertas son curvas, como una cueva. Y paso de una habitación a otra como explorando. Yo encuentro mi cuerpo muy firme y real como para estar en un sueño. Mientras recorro y observo las habitaciones, entiendo que las habitaciones son partes oscuras de mi cerebro donde construyo mis sueños, pero en ese momento no hay sueño, no hay obra. Me repito a mi misma que es un sueño, pero como no está corriendo ninguno en este momento, pronto voy a despertar. Fin.

Como muchos usuarios de Facebook, me molesto conmigo misma de encontrarme regularmente en la página haciendo scroll sin parar por 15 minutos cuando inicialmente voy a la página a una tarea que seguro me habría tomado solo 2. Me fastidio de ver un montón de actualizaciones que no me interesan porque son tontas, cochinas, grotescas, negativas. Sin embargo, sigo enganchada a la recarga interminable de “noticias” esperando las que me gustan… como quien es adicto al azúcar. Me molesta ver que de la lista de “amigos” que tengo, probablemente me interesa recibir notificaciones de un 2%. Al otro 98% no es que no me interese tenerlos en mi lista de contactos (por algo los acepté o me aceptaron), sino que no me interesa ver el contenido que comparten todo el tiempo. Sería lo mismo que decir que puedo sentarme tranquilamente a hablar con un café todos los fines de semana con esos sopotocientos amigos, cuando no es así. Amigos para eso hay pocos. Amigos que comparten información que te interesa, son pocos.

Pero no creía que la solución fuese cerrar la página como han hecho muchos. No me gustan las decisiones así, como las dietas de una semana que prometen hacerte perder 1 kilo por día. Me gusta poner las cosas a funcionar a mi favor y me gustan los cambios graduales. Me parecen más realistas y más sanos. Después de todo, hay cosas que me gustan de Facebook y que aprecio especialmente por haber vivido en más de un sitio y tener contactos de diferentes países.

Pero tenía que hacer algo para eliminar el ruido. Inicialmente pensé en ponerme a limpiar la lista de “amigos”, pero nadie me es molesto como para “eliminarlo” por completo de la lista. Más bien pensé que editando mi configuración un poco aquí y otro poco allá empezaría a ver un poco más de lo que me interesaba, y seguro si sigo pasando 15 minutos en lugar de 2 en un momento dado, al menos estaré cómoda de estar consumiendo información más de mi gusto y no lo que a otro se le da por compartir. Así que seguí dos pasos sencillos para lograrlo:

  1. Eliminé la reproducción automática de videos.
  2. Dejé de seguir al 98% de noticias.

En caso de que les interese hacer lo mismo, así fue como hice cada cosa:

Para eliminar la reproducción automática de videos

Videospasos1.2

Videospasos3

Para dejar de seguir actualizaciones de amigos, páginas o grupos

En este caso hay dos formas de hacerlo. La primera se resume en las dos primeras imágenes que muestro a continuación. El problema es que Facebook detecta el uso excesivo de la funcionalidad luego de un número de veces (en mi caso cuando iba más o menos por la mitad de la lista de amigos) y esto causa la aparición de una advertencia que se cierra con un CAPTCHA , pero que sigue apareciendo si continuas con la actividad. La segunda opción (tercera imagen) me permitió terminar la tarea, pero requirió mucha más paciencia.

Dejarseguir1

Dejarseguir2

 

Dejarseguir3

Barquisimeto

The first time I took part in a running race was in my hometown Barquisimeto (Venezuela) in the year 2006. It was on a day like today: the 14th of January. On this date there is a religious celebration: The Holy Shepherd day. It is accompanied, among other things, by a marathon and its alternative races (a 10K which is actually a 13K is the one I did). This event is basically millions of people walking from one side of the city to the other (the idea is to bring the religious figure from its permanent location in a church from a town that has almost become part of the city to the cathedral). Though I’m not a religious person, I still get excited every year on this date as I remember people enjoying the city together, walking with friends, families, neighbors from one end to the next. On this date I always remember the feeling I connect with and enjoy about running: bright sun, asphalt under my feet, light skies, red roofs and lots of people around, high temperatures, me becoming part of the city, of myself, pushing myself hard. I dream of doing this again. I might do it one day. But I know that the exact same feeling will never be the same again. Because in my memory there are people now gone, smells that have been replaced, places that have changed, and my 19-year-old self which will never return. I’ll miss this forever.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 990 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 17 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

image

Alcachofas al horno

Desde que fui a Roma en octubre de 2013 se me metió la idea de preparar unas alcachofas como las que me comí en Antoni al Pantheon, que estaban suavecitas, claritas y jugositas. Parecía una receta simple. Suponía que eran horneadas. Y los únicos ingredientes que tenían eran perejil, limón, sal, aceite de oliva y pimienta.

Como no es fácil encontrar alcachofas por aquí, anoche de paso por el supermercado me encuentro con las susodichas. Asumo que tomará poco más de 30 minutos toda la tarea, y luego de un largo día de trabajo, ejercicio y demás, me dispongo a prepararlas casi a media noche. Mala decisión. No sabía que hacerlas al horno requeriría de 1,5 horas de cocción. Pero nada, ya me había comprometido conmigo misma y con las bellezas de vegetales estos, así que me atuve a lo que fue.

Me fui, literalmente, por la primera receta que encontré en Youtube, que fue esta:

Resultó muy sencillo el proceso, excepto por el sueño que tenía cuando era más de media noche y las alcachofitas seguían tostándose en el horno. El plato final no resultó tan bueno: el aluminio se quemó en la base de una de las alcachofas. Ellas me quedaron marroncitas y hubo que hacer malabares para comérselas al día siguiente porque tenían muchas hojas, además del centro peludo que no sabía que tenía que sacarle.

Definitivamente, para cocinar, hay que hacerlo con tiempo y amor. Así que la próxima vez lo haré un domingo por la tarde (día en el que prefiero experimentar en la cocina porque hay mucha calma) y seguiré esta otra receta.

Originalmente publicado en Money Is Your Friend:

Weddings are one of the most heatedly debated topics in the world of personal finance (trailing close after credit cards, college debt, not using index funds and some other terrible financial decisions.) However, since today is my wedding anniversary I thought I’d inject a bit of common sense into the discussion of whether or not getting married is a waste of money.

MEL_7930Why are weddings so expensive?

Weddings are kind of a holy grail of getting people to pay obscene amounts of money for many merchants. Anything that has the word wedding attached to it, will likely instantly get a significant boost to the price for the simple reason that people are likely to be overcome with emotion and lose all their financial sense. Add into that the overall stress of organizing such a huge event, the constant commercial pressure from all sorts of magazines and media and you end…

Ver original 533 palabras más

Originalmente publicado en Money Is Your Friend:

One of the main reasons why a lot of people who aim for financial independence move to warmer countries isn’t just the fact that they enjoy the temperature – it’s also the very simple fact that living in a country that has 4 full seasons, one of those being a very cold winter is just flat out expensive.

winterWhy is winter more expensive?

A short list of extra expenses that come along with winter that people from warmer climates don’t necessarily have to experience:

1. Heating (super expensive)

2. Extra expenses on warm clothes, winter wear

3. More expensive real estate due to extreme temperatures

4. Increased car maintenance (more fuel, winter tires, etc.)

5. Increased electrical bill (due to darkness)

6. Increased health costs (illness + higher chance of injury)

7. Increased food expenses (fruits and vegetables mostly)

There are definitely way more things in this list. The main…

Ver original 367 palabras más

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.